Recetas de calamares rellenos

Calamares rellenos... ¡a cocinar!

Calamares rellenos en Thermomix

Calamares rellenos en Thermomix

Los calamares rellenos son un plato muy agradecido dado que no son demasiado caros, gustan a prácticamente todo el mundo y no son demasiado difíciles de hacer, sobre todo si cuentas con un robot de cocina como la Thermomix. Si es así, te invitamos a que continúes leyendo porque te vamos a dar la receta para que los hagas de la manera más fácil que puedas imaginar.

Para su elaboración necesitarás:

  • 16 cañamares de tamaño pequeño/mediano frescos.
  • 1 cebolla.
  • 400 gramos de tomate triturado natural.
  • 4 dientes de ajo.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (al gusto)

Modo de elaboraciíon

El primer paso es asegurarnos de que los calamares están completamente limpios, eliminando cualquier fibra transparente que tenga en el interior y alguna de las telas que pueden estar adheridas en el interior. Después cortaremos los tentáculos y las aletas y las meteremos en el vaso de la Thermomix junto al tomate y programaremos a velocidad 5 durante 8 segundos.

Cuando esté hecha esta salsa iremos rellenando los calamares con una cuchara y después los cerraremos con un palillo, colocándolos todos en la bandeja varoma prestando especial atención a que no se salga el contenido.

Con el vaso de la Thermomix limpio, colocaremos los dientes de ajo pelados y la cebolla cortada en trozos.

Programaremos 8 segundos a velocidad 5 y después agregaremos un chorro de aceite y programaremos durante 7 minutos a temperatura varoma.

Cuando haya acabado añadiremos un vaso y medio de agua, el vino blanco y salpimentaremos al gusto. Colocaremos la bandeja con los calamares y el vaso en su sitio, programaremos a temperatura varoma durante 20 minutos.

Al finalizar el programa echaremos un poco de la salsa a modo de cuna en una bandeja y pondremos los calamares, preocupándonos de retirarles el palillo a todos y después naparemos de nuevo con la salsa por encima, le pondremos unas ramas de perejil o la hierba que más nos guste y ya estará listo para comer.

La mejor guarnición para este plato son unas patatas fritas cortadas en dados, aunque también combinan muy bien con arroz blanco. Para darles un poco más de sabor se pueden agregar unas cuantas gotas de tabasco o añadir una guindilla de cayena mientras se sofríe la cebolla y el ajo. ¡Pero después debemos acordarnos de retirarla! Al menos si no queremos llevarnos una sorpresa al comer este delicioso plato.